MENU
Antes & Después
Información
La aparición de las neurotoxinas (toxina botulínica) para uso cosmético ha revolucionado el tratamiento de las arrugas faciales y las líneas de expresión. Las neurotoxinas funcionan interrumpiendo temporalmente la comunicación entre las neuronas y el músculo, relajando los músculos faciales hiperactivos que generan arrugas entre ambos ojos (entrecejo), alrededor de los mismos (patas de gallo) o en la frente. Contrariamente a algunos estereotipos, la toxina botulínica (Botox) no deja la expresión congelada, y seguirás teniendo capacidad de expresar un amplio rango de emociones, fruncir el ceño, sonreír o mirar con sorpresa. Donde no habrá sorpresa es a la hora de ver los resultados: libre de algunas de las arrugas y surcos que te hacen parecer mayor de lo que realmente eres.

El tratamiento con toxina botulínica dura apenas unos diez minutos, con una serie de pequeñas inyecciones situadas en puntos estratégicos y que no generan una gran molestia. Los resultados no son inmediatos pero en unos días apreciarás mayor suavidad en las áreas tratadas. El efecto se mantendrá alrededor de los cuatro meses.

El uso de la toxina botulínica se está convirtiendo en el mayor secreto de belleza de muchas mujeres. En una breve visita a nuestra consulta, las arrugas dinámicas alrededor de tus ojos, tu frente o tus cejas se verán atenuadas y en tan sólo unos pocos días tu mirada tendrá un aspecto más joven y brillante que durará unos meses.

Algunos pacientes pueden experimentar cierta inflamación o incluso la aparición de algún morado tras la infiltración, pero la mayoría de ellos consideran los efectos secundarios inexistentes. Volverás a tu actividad diaria el mismo día del tratamiento.